El gol de Roberto Carlos

Un grupo de físicos se ha encargado de estudiar uno de los goles más espectaculares de la historia del fútbol para explicar que en ningún caso se debió a la casualidad. Se trata del lanzamiento de falta con el que Roberto Carlos dejó perplejo al guardameta francés Fabian Barthez en el año 1997, al conseguir una curva nunca vista antes en un disparo.

En estudio, publicado en el «New Journal of Physics» afirma que la antigua suposición de que el gol había sido una casualidad fantástica es incorrecta. Un equipo de científicos franceses ha desarrollado una ecuación para decribir la trayectoria del lanzamiento.

Su teoría confirma que se podría repetir un disparo similar en caso de conseguir un golpeo de balón con la fuerza necesaria, con el efecto preciso y, sobre todo, desde la suficiente distancia a la portería.

El brasileño Roberto Carlos anotó su golazo durante el partido inaugural del Torneo de Francia, una competición amistosa que se celebró en suelo galo antes de la Copa del Mundo de 1998.

Muchos expertos se refiere a ella como “el gol que desafió a la física”, pero esta investigación ha logrado una ecuación que describe su trayectoria con exactitud. “Hemos demostrado que la trayectoria de una esfera cuando gira al dársele efecto es una espiral”, explica el investigador principal, Christophe Clanet de la Escuela Politécnica de París.

El Doctor Clanet describe este camino como una “trayectoria en forma de concha de caracol”, en la que la curvatura aumenta a medida que la pelota se desplaza. El hecho de que Roberto Carlos chutase de una distancia de 35 metros, hizo que la mayor parte de la curva fuera visible.

Clanet y su colega David Quere se encontraban estudiando la trayectoria de las balas cuando hicieron este descubrimiento deportivo.

Su enfoque elimina los efectos de las turbulencias de aire y de la gravedad y han revelado la trayectoria puramente física de una esfera que gira sobre sí misma. “En un campo de fútbol real se puede ver algo parecido a esta espiral ideal, pero la gravedad lo modifica”, explicó el Doctor Clanet. “Sin embargo, si se chuta con la suficiente fuerza, como Roberto Carlos, se puede minimizar el efecto de la gravedad”.

Para los científicos, el aspecto crucial del maravilloso tanto del defensor brasileño fue la distancia que la pelota tuvo que recorrer hasta llegar a la portería de Barthez.

Y es que, como explica Clanet, “si esta distancia es pequeña sólo se ve la primera parte de la curva; pero si esa distancia es grande (como en el lanzamiento de Roberto Carlos) se ve el desarrollo de la curva y el conjunto de la trayectoria.”

Anuncios