Lucha Contra El Cancer

UNAS PROTEÍNAS DETERMINAN EN QUÉ ÓRGANO HABRÁ UNA METÁSTASIS

Un estudio internacional descubre que una especie de “codigo postal” dirige a los tumores y un sencillo test genético predice la metástasis.

El cáncer mata a más de ocho millones de personas en el mundo cada año. Y el 90% de esas muertes son provocadas por la metástasis, el viaje de las células cancerosas desde el tumor original a otros órganos. Detener esa peregrinación mortal por el cuerpo humano podría salvar millones de vidas.

Los investigadores, encabezados por el bioquímico español Héctor Peinado, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas , en Madrid, han descubierto que los tumores primarios envían “avanzadillas militares” a otros órganos para preparar la invasión del cáncer. Son millones de vesículas de millonésimas de milímetro emitidas por los tumores, con una muestra de sus proteínas y su ADN. Además, estos destacamentos, denominados exosomas, llevan “una especie de código postal”, en realidad unas proteínas en su membrana, que los dirigen a un órgano concreto.

Para confirmar sus observaciones en células tumorales humanas, los autores del estudio han borrado ese código postal de los mensajeros tumorales en ratones, logrando “una reducción del 80% de las metástasis”. Se han centrado en tumores de máma que invade el pulmón y cancer de páncreas que viaja al higado.

El código postal detectado en la avanzadilla del tumor está formado por unas proteínas llamadas integrinas. Actúan como una etiqueta que indica el destino del cáncer original.

Links: elpais.com

Sheila Mbumina Phanz, Marilo Sanchez y Claudia Pires

Ventajas de la leche animal

Un estudio publicado en «Nature» hoy ha trazado los cambios genéticos que el hombre sufrió con la llegada de la agricultura y la ganadería. Entre ellos, los que le permitieron consumir la leche, fueron claves para su supervivencia

 

Hace unos 8.500 años los europeos sufrieron una gran revolución. Pasaron de vivir solo de lo que podían recoger de la naturaleza, a aprender lo necesario para cultivar y cosechar algunas plantas. Además, junto a la caza, convirtieron la domesticación de animales en una forma de conseguir carne y queso.

Un estudio realizado por investigadores internacionales, y en el que han participado científicos del CSIC, ha identificado algunos de los cambios genéticos más importantes que sufrieron los europeos de entonces y que les convirtieron en algo muy parecido a lo que son hoy. La investigación, publicada este lunes en la revista «Nature», concluye que hubo cambios que afectaron a la alimentación, al sistema inmune y a la altura. Entre estos, uno de los más importantes le permitió a aquellos europeos digerir la leche durante la edad adulta, hace unos 4.000 años.

Mientras que los que no podían alimentarse de la leche cuando eran adultos tenían una menor probabilidad de supervivencia, los que sí podían tenían una ventaja que facilitaba que transmitieran sus genes a la descendencia. Gracias a este proceso, que se conoce como selección natural, la evolución favoreció la aparición de una variante genética que permitía la digestión de la leche a través de una enzima llamada lactasa.
Piel más clara y menor estatura

Pero la agricultura y la ganadería también provocaron la aparición de otros cambios genéticos, aparte de la recién adquirida capacidad de digerir leche. En total, los investigadores han identificado la aparición de 12 variantes genéticas que transformaron al humano cazador en un humano mejor adaptado a las nuevas circunstancias del Neolítico.

Entre estas, han hallado mutaciones relacionadas con la piel clara de los europeos actuales pero que estaban ausentes en las poblaciones de cazadores-recolectores anteriores, como las representadas por el hombre de La Braña, un leonés de piel oscura y ojos azules. «Detectamos que con el Neolítico llegó la pigmentación clara, a causa del cambio de dieta. Con la agricultura, se dejó de ingerir tanta carne en forma de vitamina D, y era necesario suplementarla a través de la radiación solar. Y la piel clara favorece este proceso», explica Lalueza-Fox.
Más defensas

También se han identificado variantes genéticas relacionadas con la disminución de la estatura que experimentaron aquellos europeos, y que quedó más fijada en las poblaciones del sur de Europa, sin que se sepa hoy en día por qué. «Podría tratarse de una cuestión de recursos y de nutrición», puntualiza el investigador del CSIC.

Además, aparecieron nuevas mutaciones que protegían frente a los perjuicios de una dieta basada en solo uno o dos tipos de cultivos y que cambiaban el funcionamiento del metabolismo, por ejemplo alterando el proceso de procesamiento de los ácidos grasos.

Por último, aparecieron variantes genéticas que preparaban al sistema inmune para proteger frente a los nuevos patógenos que llegaron con la convivencia con el ganado y con la vida en asentamientos mayores. Entre estos, Lalueza-Fox menciona la gripe, la varicela, la viruela y el sarampión.

Todos estos hallazgos se han hecho después de analizar los genomas (conjuntos de genes) de 230 individuos que vivieron durante la Prehistoria europea. A diferencia de los estudios anteriores, en esta ocasión se ha hecho una prueba que permite analizar la naturaleza de regiones concretas del genoma en combinación con una nueva técnica de extracción de material genético que permite obtener una cantidad de ADN 700 veces mayor que lo conseguido con otras técnicas.

bibliografia: http://www.abc.es/ciencia/abci-humano-aprendio-digerir-leche-animales-hace-4000-anos-201511231814_noticia.html

Autores: Adrian Marin y Cesar Martin.

El parecido del genoma humano con el de las moscas y los gusanos podría ayudar a investigar enfermedades

  • Una investigación que publica la prestigiosa revista Nature explica que tenemos un epigenoma que establece durante el desarrollo y puede ser alterado por nuestros hábitos de vida, exposiciones ambientales, etc.
  • El modelo genético de las moscas puede dar pistas en estas mismas alteraciones.

3d render of dna structure, abstract  background

Una red de investigación multiinstitución llamada mod-ENCODE (‘The Model Organism ENCylopedia Of DNA Elements’) ha publicado en la revista ‘Nature‘ tres documentos que mapean y comparan los genomas y epigenomas de los humanos y dos organismos modelo, la moscaDrosophila melanogaster‘ y el gusanoCaenorhabditis elegans‘ y se ha encontrado que, más de la mitad de los genes asociados a los cánceres humanos y otras enfermedades genéticas se encuentran también, en el genoma de las moscas y gusanos, además estos genes causan problemas similares cuando mutan.

Los genomas acumulan cambios y mutaciones a lo largo de la evolución. Estos cambios son los que han dado lugar a una gran diversidad de especies y también son los responsables de las diferencias entre cada uno de nosotros. Sin embargo, les células animales, ya sea de una mosca o de un humano, tienen un funcionamiento básico muy parecido. Los mecanismos moleculares son los mismos para que la célula funcione correctamente.

Las moscas de la fruta pueden parecer muy diferentes de los seres humanos a la hora de ofrecer un modelo útil, pero más de la mitad de los genes asociados a los cánceres humanos y otras enfermedades genéticas se encuentran en su genoma y causan problemas similares cuando mutan, explica Sarah CR Elgin, profesora de Artes y Ciencias y de Biología en la Universidad de Washington en St. Louis, en Estados Unidos.

  • Un consorcio internacional con participación de científicos del Centro de Regulación Genómica en Barcelona ha comparado las secuencias del ARN de las células en diferentes especies animales.

“Este trabajo es importante porque es la primera vez que especies tan distantes se comparan de forma tan minuciosa”, explica Sarah Djebali, co-autora de este trabajo e investigadora en el CRG.

 El equipo científico ha realizado de forma uniforme y estandarizada 575 experimentos de secuencias de ARN de diferentes tejidos y en diferentes condiciones. “Lo que hemos descubierto nos ofrece un mapa de las regiones más importantes del genoma que orientará a la comunidad científica en futuros trabajos de investigación relacionados con el funcionamiento básico de la célula y, por extensión, con la aparición de enfermedades”, añade Djebali.
Bibliografía: http://noticias.lainformacion.com/ciencia-y-tecnologia/investigacion/el-parecido-del-gen-humano-con-el-de-moscas-y-gusanos-podria-ayudar-a-investigar-enfermedades_5b9q9mObZZz56LD5iyQZb7/ http://biologiainteresante.com/genetica/280/herencia-genetica-compartida-de-humanos-moscas-y-gusanos-clave-para-comprender-la-biologia-celular/ http://www.agenciasinc.es/Noticias/La-genetica-compartida-por-gusanos-moscas-y-humanos-clave-para-entender-la-biologia-de-la-celula-animal

 

Opinión personal:  Las moscas y los gusanos pueden servir como modelo, en la investigación de enfermedades genéticas. Los organismos modelo ya han sido relevantes en el desarrollo de nuestra comprensión básica de cómo funciona la vida y lo seguirán siendo a medida que se avance en el campo de la epigenética.

Raquel Picón Guglieri 1 bachillerato C

Irene Noguerol Hernández 1 bachillerato B